ISOMERÍA

 

La fórmula molecular de una sustancia indica el número de átomos diferentes que están presentes, pero es la fórmula estructural la que indica cómo se disponen estos átomos. Por ejemplo, H2O es la fórmula molecular del agua. Esto significa que cada molécula de agua contiene dos átomos de hidrógeno y un átomo de oxígeno. Pero la fórmula estructural H—O—H proporciona más información. Muestra que los hidrógenos están unidos al oxígeno (y no uno con otro).
La fórmula molecular de una sustancia indica el número de átomos diferentes presentes; la fórmula estructural indica cómo se disponen estos átomos.
Los isómeros son moléculas con el  mismo número y tipo de átomos, pero con diferentes disposiciones de los átomos.

En algunas ocasiones es posible acomodar los mismos átomos en más de una forma satisfaciendo también sus valencias. Las moléculas que tienen el mismo tipo y número de átomos pero ordenamientos diferentes reciben el nombre de isómeros, término que viene del griego (isos, igual, y meros, parte).

La isomería puede ser de dos tipos:

Isomería constitucional    Isomería espacial